Hay varios hábitos que parecen inofensivos pero perjudican la mecánica del vehículo. Aunque los motores están conformados por un conjunto de piezas de hierro o aluminio, no quiere decir que no sean delicados, todo con un mal uso se dañará, a corto o largo plazo. Evitar las averías es posible de formas sencillas, es cuestión de saber el por qué y cómo solucionarlo para que implemente nuevos hábitos.

Hábitos dañinos para los vehículos y cómo evitarlos

Automóvil nuevo. No utilice más de la mitad del recorrido del pedal del acelerador. Para que los elementos metálicos se adapten, se necesita que el vehículo haya recorrido cierta cantidad de kilómetros (al menos 1000 kw) para acoplarse como es debido. Pise el acelerador progresivamente y facilite a las revoluciones aumentar de manera suave.

Los giros. No permita que su motor sobre pase los giros al 70 o 75% por tiempo prolongado. Para motores a gasolina es recomendable no superar las 5.000 vueltas y en el caso de los diésel las 3.400 rpm (revoluciones por minuto). De ser necesario se pueden pasar estas cifras, el problema aparece cuando se hace de manera continua.

El tipo de conducción. Si generalmente transita por zonas urbanas es necesario que los cambios de aceite se adelanten, ya que se degradan mucho más rápido bajo estas condiciones. Lo mismo debe aplicarse para el filtro de aire.

Respetar los mantenimientos. En el manual se explican qué tipo de aceites usar, cada cuanto se hacen los cambios de las piezas, entre otras especificaciones, pero la mayoría se pasa esto por alto. Manténgase al pendiente de los cambios correspondientes, como sustitución de piezas por kilometraje o pasado algún tiempo. Como por ejemplo, revisar los inyectores pasados los 100.000 kilómetros además de los circuitos de lubricación.

La amortiguación. Suele dejarse sin atención porque “se ven bien”, esta es engañosa, su desgaste no es muy perceptible, por lo que se aconseja que, aproximadamente cada 20.000 kilómetros, se realice una buena revisión. Recuerde que ellos, junto con los neumáticos y los frenos, son componentes esenciales en la seguridad vehicular.

Un cambio de motor es algo fuerte en cuanto a presupuesto, constituye un total de nueve piezas sin nombrar cables y manguerillas. Una manera de no perder la cabeza en el proceso, ni la billetera, es comprando en desguaces, ellos tienen una amplia variedad que permite encontrar cualquier modelo de calidad a buenos precios. Visite www.motoresdesegundamano.eu y encontrará lo necesario con solo rellenar el formulario con las especificaciones de su búsqueda.

Categorías: Uncategorized

Entradas relacionadas

Uncategorized

Lo que mejor puedes hacer por tu moto vieja

El tiempo parece que acompaña y desde luego este fin de semana hemos podido ser testigos de las buenas temperaturas que hemos tenido. La verdad es que el buen tiempo es el que anima a Leer más…

Uncategorized

Porque tipo de pizarra decantarse

El uso de la pizarra de rotulador cada vez es más común, la verdad es que la gente ya no busca que el producto que va a utilizar sea bonito sino que busca que sea Leer más…

Uncategorized

¿Qué hacer en Las Vegas?

Todos hemos escuchado alguna vez la famosa frase de “Lo que pasa en las Vegas, se queda en las Vegas” y es que en muchas películas de Hollywood se cita este dicho. Diversión, luces, lujo, Leer más…